Viagra Para Tratar La Disfunción Eréctil

Hemos hecho un experimento: hemos comprado viagra a través de internet y ha funcionado. Ha llegado a nuestras manos, y, efectivamente, era lo que pedimos y al precio acordado. Aquí os vamos a dar las direcciones que hemos probado y funcionan para comprar viagra, además de explicaros cómo es el proceso de la compra de viagra a través de internet.

Todo lo que vamos a explicar ahora se basa en la compra que realizamos en esta web. En ella, además de viagra puedes comprar muchos otros tipos de pastillas, como Propecia, para evitar la caída del cabello, uno de los pocos medicamentos de este tipo que cuentan con resultados reales.

Hasta la fecha, las únicas formas para obtener viagra pasaban por darnos un salto a algún país vecino que la dispensaran sin receta en las farmacias, pasar por la consulta del medico o bien contar con algún médico amigo que nos extendiera algunas recetas sin hacer demasiadas preguntas. Con la llegada de Internet, la aparición de las farmacias virtuales ha facilitado todo el proceso.

¿Cómo funcionan estas farmacias virtuales?

Antes que nada, explicar al lector que no todas las páginas web que dicen ser farmacias virtuales lo son realmente. Sin embargo, a través de foros y de páginas que se dedican a recoger las opiniones sobre tiendas virtuales, podemos ir resumiendo cuáles funcionan y cuáles no.

Muchas de estas empresas se encuentran en México, aunque su capital o socios proceden de EEUU. El motivo de esto se debe a la permisividad de las leyes de este país, que permiten el comercio a todo el mundo de los productos farmacéuticos, algo que en su país de origen está prohibido.

De hecho, nos encontramos con que en las compras de productos que realicemos en la mayoría de estas farmacias virtuales no nos pedirán pasar por ningún “chequeo virtual” (una especie de consulta on-line que se realiza en algunas farmacias: consiste en responder positivamente a través de formularios a las preguntas -del tipo “¿padece impotencia?", “¿sabe cuál es el efecto del viagra", etc- para salvar el escollo de no tener receta de un médico). También podemos encontrar otras farmacias cuya sede social se encuentra en paraísos fiscales o en lugares con una legislación más relajada en cuanto a la venta de estos productos.

Sin embargo, que no operen desde países occidentales no significa que no funcionen como tales: su seriedad -al menos, de las que funciona- es impresionante, igual que su atención al usuarios, el seguimiento que hacen de los envíos, etc. Usted notará pocas diferencias en comprar en estas webs a hacer en otras conocidas, como amazon.com o ebay.com. Todas las compras quedan registradas y se expiden facturas con todos los datos necesarios para que sean válidas. Todo, ya decimos, resulta de lo más normal.

¿Qué precios tienen?

Hay de todo, pero ninguna ofrece los chollazos que muchas anuncian algunas publicidades por internet. Hay que tener en cuenta que la mayoría sólo ofrece como producto las pastillas de 100mg, que son las de más cantidad y, por tanto las más caras. El pedido mínimo suelen ser 4 pastillas de 100 mg, que cuestan 87 dólares (66 euros). El bote de 8 sale por 119$ y el de 16 se va a los 180$. Siempre sale más a cuenta por precio comprar un paquete mayor, pero al menos las pruebas que nosotros hemos hecho han sido siempre por cantidades pequeñas. Bueno, después a todos estos precios hay que sumarle el coste del envío, que dependerá de la zona donde residamos. A nosotros nos salió por 15 dólares que nos lo mandaran a nuestra casa. Eso sí, no hay más costos ocultos: producto + gastos de envío y a pasar por caja.

Mejor con genéricos

Si el precio nos parece caro -que lo es, pero por que el fabricante así lo ha querido- siempre podremos recurrir a la compra de viagra genérico, que no tiene nada que ver con todos esos engaños que corren por el sapm del “viagra natural” ni “viagra orgánico", nada en absoluto. El viagra genérico tiene exactamente la misma composición química que el viagra que produce Pfizer, su legítimo descubridor.
Sin embargo, se produce fuera de las fábricas de Pfizer, sin pagar royalties al poseedor de la patente. Esta práctica se lleva a cabo en todo el mundo desde hace ya décadas. En cualquier farmacia podemos encontrar aspirinas genéricas, paracetamol genérico y otros. Sin embargo, en teoría, no podría haber viagra genérico hasta que, dentro de unas cuantas décadas haya caducado la patente de Pzifer.

Pero, de nuevo, la legislación de patentes no es la misma para cada país, y siempre encontramos algún Estado que permite que se fabriquen medicinas genéricas de cualquier medicamento sin pagar los royalties. En esta ocasión, el país que han escogido algunas farmacias on-line para vender viagra ha sido la India. En nuestro caso, hemos recibido varios paquetes con viagra procedentes de allí, concretamente de dos localidades diferentes. Buscando un poco encontramos la marca del fabricante y, según indica en su web, cuenta con la aporbación de la Food and Drug Administration (FDA), la entidad norteamericana que decide qué medicamentos se pueden vender en su país y cuales no.

Eso sí: lo que nunca hacen estos fabricantes de viagra será llamar a su producto precisamente así, viagra. En todos los casos que hemos visto -y comprado- emplean el nombre del componente químico (SILDENAFIL CITRATE) en lugar de la marca comercial conocida por todos.

El envío

Una de nuestras principales preocupaciones era qué nos iban a mandar, pero también cómo nos lo iban a mandar. A ninguno nos haría gracia recoger de las manos de un repartido un paquete demasiado explicito, o pasar vergüenza delante de los vecinos o en la oficina de Correos. Pero no hubo ningún problema de ese tipo. Todos los envíos que hemos recibido han venido siempre discretamente envueltos. Y nos hemos encontrado dos formas de envío diferentes:

-En sobres de carta normal (opacos, eso sí) y con las pastillas dentro de un plástico guardado sin aire (como las conservas del súper, vamos) para que no se volvieran malas. En este caso, el sobre pasa por una carta totalmente normal, y lo único raro es que nos lo manden desde… la India.

-En un bote pequeño de plástico (los típicos para llevar pastillas) que, a su vez, se ha metido dentro de un sobre. En este caso el paquete nos lo mandan desde Reino Unido y quizá sea un poco más problemático que el anterior: si se mueve el sobre, se oyen las pastillas saltar dentro del bote. Quizá fue por que sólo habíamos comprado 4 pastillas y el bote era para más. En este caso, por cierto, el envío procedía de Reino Unido (vía Royal Mail), pero el bote que contenía llevaba una etiqueta de una farmacia de… Dubai (no hemos investigado la legislación de ese país en materia de venta de medicamentos).